Papel autoadhesivo

Recuerdo en una ocasión que estaba canina de pasta, y tenía en la cocina una mesa tan antigua, fea y estropeada que me daba grima comer encima de ella.

Paseando por el interior de un centro comercial, en la sección de bricolaje, vi papeles autoadhesivos y me acerqué, ya lo había usado para forrar alguna caja, pero de repente se me ocurrió, tan harta como estaba de aquella mesa, y ¿si la cubriera con el papel?, ¿aguantará el trajín de una mesa de cocina?, ¿aguantará el trote de unos niños pequeños?, ¿se depegará con el uso?

No conocía la respuestas a ninguna de estas preguntas pero la alternativa era o seguir soportando aquel ejendro o gastar unos euros y lanzarme a la aventura.

Y me lancé, compre un papel con un motivo de madera clara, forré la mesa, pinté las patas con pintura plateada y como por arte de magia la mesa recobró la vida, que alivio.


La respuesta a todas las preguntas que me hice vendrían con el uso, aguanta el trajín de la cocina, el trote de los niños pequeños y no se despega.

La mesa no duró mucho, tuvimos una buena racha y compre muebles nuevos y una nueva mesa, pero si tengo que hablar por las cajas que forré, dura años y años.


Si quieres renovar alguno de tus muebles y darles otro aire acuérdate del papel autoadhesivo.

Mury, un beso.

¡Comparte!

PinIt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>