Manualidades con los niños: portavelas de plastilina

Ya os hemos enseñado originales maneras de hacer portavelas. Hoy os traemos una nueva forma muy entretenida y con la que, además, puedes jugar con tus hijos mientras haces esta manualidad. ¿Sabes cómo hacer portavelas con plastilina?

Lo único que necesitas es masilla o plastilina, pintura, barniz y velas pequeñas, de las que se usan en quemadores de aromas. Cuando lo tengas todo, tienes que formar el molde. Deja que tus hijos desplieguen su imaginación y que hagan formas originales y curiosas. Pueden hacer cabezas de animales, cubitos, flores… lo que se les ocurra.

Piensa siempre que debéis dejar el hueco apropiado para que quepan las velas, si no, no te servirá de nada. Bueno, será un bonito pisapapeles, pero no será un portavelas. Una vez que ya esté todo como desees, tendrás que esperar que la arcilla o la plastilina se sequen para que se endurezca.  Después podrás pintarlo y decorarlo como quieras con pintura y pinceles. Puedes utilizar plantillas o hacerlo a mano alzada, dando rienda suelta al pintor que lleváis dentro.

Por último, deja secar la pintura y acabáis dándole una capa de barniz. Lo mejor es que, aunque te hayan ayudado los chicos, este paso lo hagas tú, porque podrían intoxicarse al manipular este producto. Y una vez que todo esté completamente seco, ya habrás terminado tu portavelas.

¿No te parece una manualidad ideal para un fin de semana con tus hijos, hermanos o sobrinos? Además puede ser un buen regalo para unos amigos, ¿no crees?

Fuente: Bricomanías

NO HAY COMENTARIOS

Dejar comentario