utilidades

No sé vosotros, pero yo siempre recuerdo el verano como una estación pegajosa, con un calor húmedo y unas siestas con alguna que otra mosca molesta. Y es que estos animalitos, al igual que nosotros, buscan la sombra y el fresco, pero molestan mucho. En mi casa, un remedio casero para esto era poner bolsas transparentes llenas de agua en el patio. Decían con eso, las moscas se iban porque se asustaban al ver el reflejo. No sé si será verdad, pero era típico verlo en mi pueblo.

Pues lo mismo, pero mucho más elegante, es esto que te traigo hoy. Se trata de un invento del diseñador José de la O al que ha llamado Anti-Fly Sphere 2.0. Y es que esto de las nuevas tecnologías está muy de moda y hasta los “espantamoscas” son ya 2.0 aunque de digital no tengan nada. Y es que el diseño no puede ser más simple, ecológico y elegante.

Se trata de una burbuja de vidrio con poco peso y muy resistente que imita el sistema de refracción que se forma con el agua. De esta forma, las moscas se asustan al verse y salen huyendo. Una idea fantástica y que además puede pasar por un elemento decorativo totalmente elegante. La burbuja parece una campana de agua bastante bonita, así que no tienes que tener miedo a que quede antiestético. Además, si nos habíamos acostumbrado a las bolsas colgadas… ¡esto es una auténtica obra de arte!

Si quieres saber un poco más sobre el tema puedes consultar la página web del diseñador, donde puedes solicitar algunas unidades o conocer el precio. ¿Lo pondrías en casa?

Aunque algunos se empeñen en hacer diseños retorcidos, algunos diseñadores e interioristas nos facilitan la vida muchísimo. Porque esto que ves en la foto es un invento que muchos hemos querido tener en esos momentos de crisis, cuando teníamos la ropa mojada recién sacada de la lavadora y en la terraza estaba diluviando.

Se trata de un tendedero que se cuelga del techo y queda justo encima del radiador. Está fabricado por Green Stamp y disponible en varios tamaños. La mecánica es sencilla. Esta percha se cuelga sobre la fuente de calor y en ella se ponen las prendas que queremos secar. Es mucho más seguro que poner las camisetas o las toallas mojadas encima del radiador. Además, si te has leído las instrucciones habrás visto que está completamente desaconsejado hacer eso porque pueden quemarse.

Otra solución que se suele hacer mucho es poner una cuerda por dentro de la mesa camilla para secar la ropa con el calor del brasero. ¡No! Puede caerse alguna y quemarse, provocando un incendio.

Para evitar esto, este tendedero para radiador es la solución, porque es completamente seguro. Puede soportar hasta 30 kilos de ropa y, lo mejor, está preparado para prendas grandes como las sábanas. ¿O acaso nunca te han dado problemas las sábanas cuando no podías tenderlas fuera?

Además, esto es muy práctico para esos apartamentos pequeñitos que ni siquiera tienen terraza y no puedes poner el tendedero en la ventana por “cuestiones de estética del edificio”. Seguro que más de uno, al independizaros, os habéis encontrado con este problema.

Pues ya se acabaron. Además, el diseño es muy original y funcional y puede servir también como parte de la decoración de tu casa dando un toque muy elegante.

Cuando tienes poco espacio y vienen invitados, uno de los principales problemas son las sillas. Porque a veces sólo tenemos las justas para cada miembro de la familia, y entonces ¿qué? Con la idea que te traemos hoy vas a quedar maravillada porque solucionará tus problemas de espacio al instante. ¿Quieres tener en tu casa multitud de sillas sin necesidad de apilarlas ni colocarlas alrededor de una mesa? ¿Por qué no las cuelgas en la pared?

Antes de que me digas que estoy loca, espera a ver el invento que he encontrado y después me cuentas. Se trata de Ambivalenz, un cuadro que sirve para sentarse. Sí, así como lo estás leyendo. Son cuadros muy modernos, elegantes y decorativos que se despliegan para convertirse en una práctica silla.

Estoy de acuerdo en que no es la silla de tu vida y que más bien se parece a esas plegables que ponen en las verbenas de pueblo. Pero es útil. Y sirve para sentarse, ¿no? Además es muy práctica y una vez que tus invitados se vayan no tienes más que volver a plegarla y colgarla en la pared.

Vamos, que si te quedas sin sillas no será por culpa nuestra, que te buscamos soluciones a todo.Puedes consultar los modelos disponibles en la página web de este producto. Seguro que encuentras alguno que vaya acorde a la decoración de tu casa, porque hay varios estilos muy bonitos y curiosos para elegir.

Qué, ¿a que no te esperabas que un cuadro sirviese también para sentarse?

Manualidades