Un cuarto para organizar la ropa


Muchas veces compramos una vivienda con una habitación más de las que en realidad necesitamos, por si en el futuro aumenta la familia y necesitamos disponer de ella, provisionalmente esa habitación puede realizar varias funciones, como cuarto de invitados, como habitación de plancha, como despacho o estudio… todo depende de como nos organicemos para aprovecharla en función de nuestras necesidades, pero no debemos descuidar su planificación ya que si no acabará convirtiéndose en un trastero.

zona de planchar rafemar

Si queremos sacarle rendimiento, utilizarla para organizar la ropa es una buena idea, un estudio es compatible con otras estancias, se puede incorporar en un rincón de un salón o de un dormitorio sin grandes dificultades, pero la tabla de planchar es más dificil de combinar, asíque una posibilidad es colocar en esta habitación unas estanterías amplias, unos cestos para guardar la ropa sucia y la limpia y algunos colgadores o percheros, junto con una tabla de planchar que puede ir incorporada a un mueble donde esconderla.

De ese modo a diario podemos planchar, doblar y guardar ropa con comodidad, podemos utilizar el cuarto incluso como vestidor y si en un momento concreto deseamos recibir visitas, cerramos el mueble de la plancha guardamos la ropa y con una cama hinchable bien vestida, dispondremos de un cuarto para los invitados en un instante.

La propuesta de la imagen es de Rafemar, en este caso se propone el uso de cuarto de plancha y vestidor, la presentación es tal vez excesiva, puesto que no es necesario colocar iluminación ambiente en las estanterías y tampoco es crucial el cuidar el diseño de los cestos, pero la idea es lo importante, un aprovechamiento funcional de estancias para nuestra comodidad, confort y bienestar.

NO HAY COMENTARIOS

Dejar comentario