Una biblioteca como protagonista en el dormitorio

¿Qué mejor seña de intimidad que una pared recubierta de libros, delineando el contorno del cabecero, arropando los sueños? He aquí una idea que lleva el extremo el concepto de libro de cabecera: una librero que abarca toda la pared por encima y alrededor de la cama. ¿Hay una mejor manera de arropar los sueños?

bedroom-pictures.jpg

Una sencilla estructura de soportes y repisas, en este caso en aluminio, pero también muy factible de estar construida en madera o cristal. Eso sí: tanto los soportes como las repisas muy delgadas, casi invisibles, pues quienes son el centro del mobiliario y las paredes son los libros, en ese caótico orden de las apetencias y las filiaciones. Una pared de sueños que vela los sueños. La librería y los coloridos lomos de los libros son, tradicionalmente, protagonistas del salón, los estudios o los pasillos. ¿Por qué no atreverse a llevarlos al dormitorio? Y regresar a esas épocas en donde los niños escuchaban un cuento antes de cerrar los ojos y los amantes compartían el poema de un volumen elegido al azar. Además, los libros permiten un juego de colores y texturas, que difícilmente otro material nos podría brindar con tanta fuerza y emotividad.

1 COMENTARIO

  1. […] los que nos gusta el libro como objeto, jamás dejaremos de ilusionarnos al ojear una nueva adquisión puesta en su lugar en la […]

Dejar comentario